«Nos están matando lentamente»: Federico Angelini mostró cenizas en la Cámara de Diputados

El diputado Federico Angelini, del PRO, tomó la palabra en una de las últimas sesiones de la Cámara de Diputados y esparció un puñado de cenizas sobre su banca y la arrojó sobre una copa de agua como para ejemplificar el daño que están causando entre los rosarinos y habitantes de otras localidades vecinas los constantes incendios en las islas del Delta que hace largo tiempo no tiene solución. “Esto están respirando mis hijos y todos los rosarinos. Nos están matando lentamente”, disparó con énfasis y pidió tanto al gobierno nacional como provincial que resuelvan el problema, caso contrario «renuncien”.
«Quiero pedir una cuestión de privilegio contra el ministro de Ambiente, Juan Cabandié. Hace más de dos años que Rosario, de forma permanente, está invadida por el humo y cenizas; se genera un ecocidio terminal en el Delta del Paraná y todo esto sucede ante la total negligencia del gobierno nacional, de Santa Fe, Entre Ríos y la Justicia», sostuvo el legislador del PRO por Santa Fe.
Y continuó: «Hace dos años que esto sucede. ¿Qué pasaba que no sucedía antes? Había un sistema que funcionaba, que prevenía, actuaba en la emergencia y después seguía. Se trabajaba en un organismo vertical que centralizaba todas las decisiones: los ministerios de Seguridad, de Justicia, de Ambiente, los Bomberos, entre otros. ¿Qué pasó? Lamentablemente por una cuestión ideológica, política y estúpida se desarticuló. El manejo del fuego dejó de estar en el Ministerio de Seguridad para pasar al de Ambiente, sin capacidad operativa y llena de inútiles sin reacción. Hoy tenemos una situación desesperante. No es que molesta el humo al rosarino».
Más adelante, Angelini mostró un cuadro con distintos valores de aire. «De 0 a 50 hay buena calidad de aire, moderada de 50 a 100. Nosotros tuvimos el martes en Rosario 480 partículas en el aire. No es peligroso, es extremadamente peligroso para la salud. Nos están matando lentamente. Se tuvieron que suspender actividades deportivas, se incrementaron las enfermedades respiratorias. Este es el aire que respiran todos los rosarinos», sentenció.
«No solo nos matan las balas por la impericia del gobierno nacional y de la provincia de Santa Fe, del gobierno de (Omar) Perotti. Nos matan un poquito por el aire que respiramos. Por eso, a todos los que tienen que resolver el tema que lo hagan o renuncien», concluyó.