Sacerdote hace importante advertencia sobre el uso del amuleto “ojo turco”

Sacerdote hace importante advertencia sobre el uso del amuleto “ojo turco”

Ante la proliferación del amuleto “ojo turco”, un sacerdote que integra el Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis Primada de México, advirtió del peligro espiritual de “aceptar en el corazón creencias absurdas”.

En diálogo con ACI Prensa, el P. Alberto Medel subrayó que “ningún amuleto es algo positivo, y ningún amuleto tiene capacidad de protección”.

El sacerdote mexicano explicó que un amuleto “como cualquier otro objeto supersticioso, aleja a la persona de Dios, sobre todo porque es una expresión de desconfianza al poder de Dios y más aún, de desconocimiento de Su amor”.

El P. Medel resaltó que solo Dios tiene una fuerza superior, “y un creyente naturalmente, confía en ese poder de Dios”.

El sacerdote mexicano también descartó que sea bueno usar amuletos como el “ojo turco” de forma decorativa, pues “el problema es que ese tipo de objetos no dejan de tener una fuerte carga simbólica”.

“Es decir, yo puedo no creer en el supuesto poder que tiene. Sin embargo, para alguna persona que visita mi casa o que me ve que traigo colgado eso, aunque solo sea por adorno o porque me gusta, no deja de causar confusión”.

Para el miembro del Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis Primada de México usar un amuleto “es una falta de testimonio, pues alguien que me vea con esas cosas puestas pensaría que yo creo en eso”.

“Por el testimonio que debemos dar nosotros mismos en nuestros hogares, en nuestros lugares de trabajo, conviene no usar ese tipo de cosas”, reiteró.

Tres peligros del uso de amuletos

El P. Medel indicó luego que cuando un cristiano usa amuletos “enfrenta tres peligros”.

“El primero, el más importante”, señaló, es que “el cristiano se aleja de Dios, porque confía más en una cosa que en Dios mismo”.

“El solo hecho de creer que eso podría tener algún poder nos hace desconfiar de Dios y confiar en algo que no es Dios”, indicó. 

El segundo peligro del uso de amuletos, continuó, es que “aumenta en nosotros los miedos y las ideas vagas, imprecisas, que vienen de la ignorancia de nuestra fe, de que cosas o personas fuera de Dios tienen algún tipo de poder sobre nosotros”.

El P. Medel señaló que “el Señor nos regaló la libertad y con ello la capacidad de poder elegir sobre nosotros mismos. Y como la libertad está afectada por el pecado, además nos ha enriquecido con la gracia de la salvación que Cristo ganó para nosotros en la Cruz y que perfecciona nuestra debilidad”.

“Un cristiano debiera de estar precisamente atento a estos dones de Dios, y si utiliza este tipo de objetos más bien desprecia a todos estos dones y prácticamente vive en la orfandad, confiado en que esas cosas pueden atraerle aquello que le han dicho que le puede dar”, lamentó.

El tercer peligro que enfrenta el cristiano frente a los amuletos, añadió, “es el de dar un falso testimonio de su fe”.

Cuidado con el uso supersticioso de imágenes religiosas

Además de los amuletos como el “ojo de turco”, el sacerdote advirtió que los cristianos pueden caer en el “inadecuado uso de imágenes religiosas”.

“Sabemos que en nuestra fe y en nuestra práctica cristiana es posible el uso de imágenes sagradas de medallas y de otro tipo de objetos de devoción que sirven como signo de nuestra pertenencia a la fe”, dijo.

“Y sin embargo, hay gente que los utiliza también como objeto supersticiosos”, dijo.

El sacerdote mexicano advirtió que “una persona supersticiosa lo mismo usa este ojo turco, como también puede usar una cruz. Pero no con fe, no con devoción, sino con superstición, pensando que el crucifijo, la imagen de la Virgen, le van a dar algún tipo de protección o va a ser una especie de amuleto que le va a traer buena fortuna”.

“El uso lícito de los signos y de los símbolos sagrados es para ayudar a la persona a acercarse a Dios, a saberse acompañada por Él y, sobre todo, para mostrar públicamente a través de esos signos su pertenencia a la fe”, resaltó.

¿Qué hacer para dejar de usar amuletos?

El P. Medel señaló que la tentación de usar amuletos “existe por la ignorancia”.

“Yo siempre he pensado que la superstición es hija de la ignorancia y del miedo”, dijo.

El sacerdote precisó luego que los cristianos “no vamos por la vida a ciegas, sino que vamos con la certeza que la fe ya nos ha mostrado”.

La Palabra de Dios, indicó, “es la que guía, es la que ilumina. El miedo es algo natural, pero cuando se ignora la Palabra de Dios, ese miedo crece, porque entonces es alimentado por la ignorancia, por la fantasía”.

“Y el resultado es precisamente la superstición”, dijo.

Quienes creen en cosas como “el mal de ojo y en cualquier otro tipo influjo supersticioso, lo mismo pueden creer en eso que creer que existen las hadas madrinas y todos los personajes de la fantasía de la ficción”, expresó.

El P. Medel señaló que “si no se quiere caer en esta tentación, es importante que el cristiano descubra que tiene que formar su fe, que tiene que educar su fe y la única manera es acercándonos a la Palabra de Dios que se predica en la Iglesia, para conocer quiénes somos y hacia dónde vamos y alejar de nosotros toda ignorancia, que unida al miedo natural, provoca la superstición”.

“Es tan simple como dejarse iluminar por la Palabra de Dios”, aseguró, pues así crece “en el creyente el conocimiento de Dios mismo y de su presencia en la propia vida”. 

“Si una persona descubre este amor infinito, este amor gratuito, este amor redentor, solita se va a dar cuenta de que estas cosas son tonterías que debe dejar inmediatamente”, señaló.

Frente a las supersticiones, dijo, “la invitación es a dar testimonio del amor infinito del Padre en Cristo Jesús”.

“Eso hará que las personas vayan descubriendo que estas cosas no solamente son contrarios a Dios, sino que lo alejan paulatinamente y le pueden llevar incluso a darle a Dios la espalda y a terminar permitiendo que cosas contrarias a la fe, y hasta la obra de Satanás, entren en su propia vida”, expresó.

Fuente: aci prensa