¿Quién daña más a Cuba, el embargo o el monopolio comunista?

¿Quién daña más a Cuba, el embargo estadounidense o el monopolio comunista??

¿Quién daña más a Cuba, el embargo o el monopolio comunista?

Los representantes a la 75 Asamblea General de las Naciones Unidas se reunieron en Nueva York este miércoles para, entre otros asuntos, votar el informe Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba, presentado por la delegación de La Habana.

Mientras esto ocurría, cientos de personas en Puerto Padre, municipio de 91 229 habitantes situado en la costa norte de la provincia de Las Tunas, andaban buscando qué comer.

Tomo como punto de referencia la mendicidad material, espiritual, de crisis de valores morales y humanos en Puerto Padre, otrora prospera ciudad portuaria hasta el año 1959, cuya aduana era la sexta en el país en la recaudación de impuesto, con cañaverales que en 1952 hicieron del Central Delicias el primer productor de azúcar de caña del mundo.

A ese cubano mañanero y trashumante lo vemos no sólo en Puerto Padre, sino también en cualquier lugar del archipiélago. Su trashumancia es por razón de fuerza mayor, por estado de necesidad, y utilizo esas dos frases en su acepción jurídica:

Hoy el cubano es por fuerza mayor errático, explorador extremo y delictuoso. En las condiciones de necesidad autoimpuestas por el monopolio del Estado totalitario –donde, salvo por el autoritarismo que es su cualidad intrínseca, reina lo imprevisible (lo lícito hoy mañana es prohibido)– es inevitable que el ciudadano transgreda valores de los que, en otras circunstancias, sería respetuoso. Es un perenne estado de necesidad el que vivimos hoy en Cuba, porque el individuo, por la misma razón del monopolio estatal totalitario, sólo puede salvarse mediante la lesión de intereses legítimos de otras personas.

Este miércoles los representantes a la 75 Asamblea General de las Naciones Unidas votaron el informe Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba, presentado por la delegación de La Habana. Entonces, desde Puerto Padre, primer puerto libre del colonialismo español en 1898 y primer puerto libre de la dictadura de Fulgencio Batista en 1958, es útil preguntar: ¿Quién daña más a Cuba, el monopolio comunista o el embargo estadounidense?

En 1958, asediados por tropas del Ejército Rebelde que mantuvieron bloqueados los accesos terrestres y aéreos a la ciudad –hasta el campo de aterrizaje fue roturado–, los comercios de Puerto Padre se encontraban desabastecidos. Solo por vía marítima era posible reaprovisionar la ciudad. En esas circunstancias, lo que hoy el mundo civilizado llama sociedad civil –entre las que se encuentran lo que en otro tiempo se llamó “clases vivas”– en Puerto Padre armaron una goleta y navegaron rumbo a Miami. Ocioso resulta decir que todas las toneladas de mercancías, fundamentalmente víveres, que pudo transportar la embarcación, sin trabas aduaneras ni en el puerto de embarque ni en el de desembarco, sólo demoraron en situarse en los comercios el tiempo en que transcurrió el viaje de ida y vuelta.

A 62 años del bloqueo a la ciudad de Puerto Padre por el Ejército Rebelde, hoy, que el Partido Comunista de Cuba (PCC) dice ser continuidad de esa fuerza, cabe reiterar la pregunta: ¿Quién daña más a Cuba, el monopolio comunista o el embargo estadounidense?

¿Por qué los ciudadanos cubanos, con sus pasaportes debidamente habilitados y cumpliendo con las reglas del derecho universalmente aceptado, no pueden fletar una embarcación para importar mercancías de cualquier puerto del Caribe, de México o de Estados Unidos, a título personal o de una junta comercial, como en 1958 hicieron los comerciantes de Puerto Padre?

¿Quién bloquea a Cuba, “el bloqueo yanqui” o el monopolio de los comunistas cubanos? Para mayor credibilidad de sus seguidores, los comunistas del mundo, en el recién concluido VIII Congreso del PCC, el propio Raúl Castro da respuesta a esa interrogante cuando dijo: “Parecería que el egoísmo, la codicia y el afán de mayores ingresos provocan en algunos el aliento para desear que se inicie un proceso de privatización que barrería los cimientos y las esencias de la sociedad socialista”, dijo el General de Ejército en su informe. Y añadía: “Otros, esperando hacer estallar el principio socialista del monopolio del Estado sobre el comercio exterior, vienen reclamando que se autorice la importación comercial privada en el ánimo de establecer un sistema no estatal de comercio exterior”.

Huelga decir que este miércoles la 75 Asamblea General de las Naciones Unidas, más que por el levantamiento del embargo estadounidense, votó por el mantenimiento del monopolio comunista sobre los cubanos. Lástima tanta ceguera, o connivencia del mundo libre con hacedores de esclavos. Sí, lástima y bochorno.

Fuente: cubanet