Un juez federal desestimó la mayoría de los reclamos presentados por activistas y grupos de libertades civiles que acusaron a la administración Trump de violar los derechos civiles

Un juez federal desestimó la mayoría de los reclamos presentados por activistas y grupos de libertades civiles que acusaron a la administración Trump de violar los derechos civiles de los manifestantes que fueron destituidos por la fuerza por la policía antes de que el entonces presidente Donald Trump caminara hasta una iglesia cerca de la Casa Blanca para una sesión fotográfica.

El juez federal de distrito Dabney Friedrich dijo el lunes que las afirmaciones de la demanda, que alegaban que Trump y el entonces fiscal general William Barr habían conspirado para violar los derechos de los manifestantes en junio pasado, eran especulativas y que era prematuro que el tribunal concluyera si las acciones de los agentes del orden estaban justificados.

Friedrich desestimó las acusaciones contra Barr y otros funcionarios federales, incluido el jefe interino de la Policía de Parques de EE. UU., Gregory Monahan, y descubrió que no había pruebas suficientes para demostrar que había algún acuerdo o plan para violar los derechos de los manifestantes. El juez también dijo que la ley les otorga inmunidad en litigios civiles.

ANUNCIO PUBLICITARIO

En una decisión de 51 páginas, el juez permitió que procedieran los reclamos contra el Departamento de Policía Metropolitana y el Departamento de Policía de Arlington (sus oficiales participaron en la limpieza del parque).

La demanda se originó en uno de los momentos más destacados de la presidencia de Trump, cuando los agentes de la ley federales y locales obligaron agresivamente a un grupo de manifestantes en gran parte pacíficos a regresar de Lafayette Square, en las afueras de la Casa Blanca, disparando bombas de humo y bolas de pimienta contra el edificio. multitud para dispersar al grupo. Se vio a oficiales empujando a manifestantes y periodistas mientras empujaban a la multitud hacia atrás.

Barr ha dicho que se reunió con otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ese mismo día para revisar un plan para extender el perímetro de seguridad alrededor de la Casa Blanca para proteger a los agentes federales después de días de disturbios en Washington luego de la muerte de George Floyd a manos de oficiales de policía en Minneapolis. .

Después de que la multitud se dispersó por la fuerza, Trump, seguido por un séquito de sus ayudantes más importantes, incluido Barr, junto con agentes del Servicio Secreto y reporteros, caminó hacia la Iglesia de San Juan, un edificio emblemático donde todos los presidentes han rezado, que había sido dañado un día antes en un incendio de protesta.

La demanda fue presentada en nombre del grupo Black Lives Matter DC y manifestantes individuales que estuvieron presentes en la ACLU de DC, el Comité de Abogados de Washington para los Derechos Civiles y Asuntos Urbanos, el Comité de Abogados para los Derechos Civiles bajo la Ley y el bufete de abogados de Arnold. & Porter.

En un comunicado, Arthur Ago, director del proyecto de justicia penal en el Comité de Abogados por los Derechos Civiles Bajo la Ley, dijo que el fallo sentó un “precedente extremadamente peligroso” y que los exfuncionarios como Barr estaban “saliendo impunes”.

“Siempre defenderemos los derechos de quienes se manifiestan pacíficamente por la justicia racial, y este fallo envía el mensaje equivocado para los esfuerzos de responsabilidad policial en un momento en el que más se necesita”, dijo Ago.

Fuente: AP