¿Jorge Bergoglio le mintió a su madre sobre su carrera? en la foto Jorge Bergoglio junto a sus padres, Regina y Mario

¿Jorge Bergoglio le mintió a su madre sobre su carrera?

Jorge Mario Bergoglio de joven le había prometido a su madre que sería médico. Y cuando la madre, Regina, se dio cuenta de que él no estaba estudiando Medicina sino Teología, y le acusó de haberle mentido, respondió. «No mentí, la mía es Medicina, pero para las almas», escribe el portal italiano AdnKronos.

Emanuela Pizziolo relata en el libro ‘Papa Francisco, la fuerza de la humildad’, que el futuro pontífice, a los 19 años, recién graduado, le comunicó a su madre que deseaba continuar sus estudios.

«Qué buena noticia, hijo», exclamó su madre. «¿Y qué facultad quieres elegir?» «Medicina», responde Jorge.

Había entusiasmo en la familia por la elección del joven, cuya matriculación en la universidad era una noticia muy esperada por toda la familia.

Regina, leemos en el libro de Pizziolo, pensó que un joven que tenía que estudiar medicina no podía hacerlo en una casa abarrotada de hermanos y hermanas y el gran ruido que hay a todas horas del día. Así que decidió preparar un «estudio» todo para él, proporcionando un armario para tal fin. En ese cuartito Jorge comienza a pasar sus días.

“Se convertirá en un gran médico” «Mi hijo se convertirá en un gran médico», aseguraba Regina a sus vecinos ya todos los que escucharon sus palabras llenas de orgullo por su hijo mayor, un futuro médico. «A veces incluso se olvida de comer, tomado como está por sus libros».

Mientras tanto, Jorge le había pedido a su madre que no entrara al estudio, explicando que él mismo se ocuparía de la limpieza, porque temía que ella, involuntariamente, pudiera perder algunos papeles o notas importantes.

Una tarde de 1957, sin embargo, Regina decidió que su hijo estaba demasiado ocupado estudiando para encontrar tiempo para pensar en la limpieza, por lo que, aprovechando un momento de su ausencia, entró a la habitación armada con trapos y un trapeador. Pero de inmediato comprendió que algo andaba mal.

En lugar de libros de Medicina, se encontró con una cantidad impresionante de textos de teología y filosofía. La mujer salió de la habitación con manos temblorosas y se dirigió a la cocina.

Poco después llegó Jorge. Regina lo llamó y le dijo: «Jorge… me dijiste que estabas estudiando medicina», luchando por contener las lágrimas. «Sí, mamá», respondió. «¿Por qué me mentiste?», instó Regina. «¡No, madre, estoy estudiando medicina para las almas!», dijo el futuro Papa Francisco.

La madre empezó a llorar. La decepción fue fuerte. Para una familia de inmigrantes como la de ellos, un hijo médico habría sido una verdadera redención social.

Jorge había luchado contra el llamado de Dios durante dos años y cuanto más intentaba escapar de lo que ahora sabía que era su destino, más inevitable se hacía la necesidad de entregarse por completo al Señor.

Fuente: religión digital