Argentina es uno de los pocos países del mundo que aún no ratificó el primer tratado de salud pública sobre control del tabaco

Argentina es uno de los pocos países del mundo que aún no ratificó el primer tratado de salud pública sobre control del tabaco


Se trata de una deuda pendiente del Estado con la salud de toda la población. Más de 50 instituciones del mundo firmaron una declaración para pedir la urgente ratificación del Convenio Marco para el Control del Tabaco. Denuncian que Argentina aún no es parte por la interferencia de la industria tabacalera.



(Buenos Aires, 4 de mayo) Más de 50 instituciones ligadas al control del tabaco y a la salud pública de todo el mundo firmaron una declaración para que el Poder Ejecutivo de Argentina ratifique el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud. El pedido se torna aún más urgente dada la pandemia de COVID-19, donde los y las fumadores/as y vapeadores/as presentan un mayor riesgo de contraer la enfermedad, motivo por el cual es necesario fortalecer y adoptar medidas efectivas de control de tabaco. 

El CMCT es el primer tratado de salud pública mundial, que vino a dar una respuesta global a la epidemia de tabaquismo. El tratado entiende al control del tabaco como la puesta en práctica de diversas estrategias destinadas a reducir la oferta, la demanda y los daños causados por los productos de tabaco. Estas estrategias son denominadas “MPOWER” por sus siglas en inglés, e incluyen la prohibición completa del marketing de productos de tabaco, el aumento de los impuestos a estos productos, entre otras medidas.

“Argentina es uno de los pocos países del mundo que no es parte del tratado, a pesar de haberlo firmado en 2003. La principal razón que está frenando la ratificación es la continua interferencia de la industria tabacalera en todos los niveles gubernamentales donde puede avanzar el proceso político”, declaró Marita Pizarro, codirectora de FIC Argentina. Y agregó: “Uno de los argumentos principales de la industria es que Argentina no puede ratificar el tratado porque es un país productor de tabaco y podría haber un impacto negativo en las economías regionales. Sin embargo, hemos analizado el caso de países productores de tabaco que han ratificado el CMCT y no se detectó tal perjuicio para la producción ni para los productores”.

En la declaración, las organizaciones denuncian que sin la ratificación de este tratado Argentina no podrá cumplir con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que aconsejan a los Estados avanzar con su cumplimiento. Además, señalan que a pesar de que la prevalencia del consumo de tabaco descendió en la última década en nuestro país, la mortalidad todavía es elevada y el consumo per cápita se mantiene estable en los últimos 15 años, lo que ubica a Argentina como uno de los países de la región con las tasas más altas. Este escenario demuestra que el marco normativo nacional no es suficiente para la protección de la salud y que Argentina tiene que formar parte de las decisiones de políticas de salud globales para enfrentar la epidemia del tabaquismo.

Fuente: fundación interamericana del corazón