Muchos países ya han retrasado la edad de jubilación de las mujeres –


Muchos países ya han retrasado la edad de jubilación de las mujeres

El Gobierno suizo tiene previsto retrasar un año la edad de jubilación de las mujeres y equipararla a la de los hombres. La mayoría de los países industrializados ha decidido realizar reformas similares, pero políticamente el tema es una bomba.  Este contenido fue publicado el 29 marzo 2021 – 09:4129 marzo 2021 – 09:41Pauline TurubanOtros idiomas: 9

Los nuevos pensionistas de Noruega e Islandia son los de mayor edad de las economías desarrolladas. En cualquiera de ambas naciones hay que trabajar hasta los 67 años para percibir una pensión completa. La legislación de ambos países nórdicos (introducida en la segunda mitad de la década de 2000) no prevé una edad de jubilación diferente para hombres y mujeres.  

En cambio, las mujeres pueden jubilarse a los 64 años en Suiza, frente a los 65 años en que pueden hacerlo los hombres. Hace tiempo que el Consejo Federal (Gobierno suizo) quiere eliminar esta diferencia de género y nivelar la edad de referencia por arriba. Y esto es lo que también defiendeEnlace externo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).  

El pasado 15 de marzo el Consejo de los Estados (la cámara alta del Parlamento) aprobó el proyecto para reformar el AHV/AVS en este sentido. Los senadores no discutieron la necesidad del cambio, pero sí debatieron los términos y sus condiciones.

Objetivo: equilibrar las finanzas del AHV/AVS 

Mostrar más

Hacia una edad de jubilación media de 66 años

La edad de jubilación de las mujeres suizas está ahora en la media de la OCDE, que en 2018 era de 63,5 años para las mujeres y algo más de 64, para los hombres, según el Panorama de las pensionesEnlace externo establecido por esta institución.  

Pero el envejecimiento de la población y las previsiones de aumento del déficit han llevado en los últimos años a la mayoría de los gobiernos a aumentar la edad de jubilación, lo que a menudo ha provocado fuertes protestasEnlace externo.Contenido externohttps://datawrapper.dwcdn.net/r6t9Q/1/

La presión financiera se ha dejado sentir antes y con más fuerza en los sistemas totalmente financiados a través del reparto, que están más expuestos a los cambios demográficos que en un sistema mixto (como el suizo) en el que solo se financia por reparto el primer pilar y los otros dos, por capitalización.

grafico de los tres pilares suizos de la jubilación
 swissinfo.ch

Las reformas emprendidas son más o menos progresivas y drásticas, según las especificidades nacionales. En Dinamarca y los Países Bajos la edad de jubilación finalmente se elevará por encima de los 70 años para ambos sexos, tal y como indica la OCDE. La edad media aumentará poco a poco hasta llegar a los 65,7 años para las mujeres y los 66,1 años para los hombres en los países miembros en el año 2060. Si Suiza adopta el proyecto “AHV/AVS 21”, seguirá estando ligeramente por debajo de este nivel.Contenido externohttps://datawrapper.dwcdn.net/RUThT/1/

Las diferencias de edad van a desaparecer

El Panorama de las pensiones muestra que –en la mayoría de los países en los que todavía existen– las brechas de género se eliminarán poco a poco. En la actualidad en 19 países de la OCDE y del G20 la edad de jubilación para las mujeres es inferior. En Austria, por ejemplo, las mujeres se jubilan habitualmente cinco años antes que los hombres.Contenido externohttps://datawrapper.dwcdn.net/M03ge/1/

Tal y como están las cosas, esto solo ocurre en cinco países de la OCDE, incluida Suiza. En Argentina, Rusia, China y Brasil se mantiene una diferencia de cinco años y en Rumanía se reducirá a dos años.

¿Diferencia de edad, un sistema “patriarcal”?

Según Jérôme CosandeyEnlace externo, director y responsable de investigación en política social del think tank Avenir Suisse, esta comparación internacional no solo demuestra que el proyecto de reforma suizo “no es muy ambicioso”, sino que aboga por la armonización de las edades de jubilación.

“Los otros cuatro países de la OCDE que aún no lo han hecho (Polonia, Hungría, Israel y Turquía) no son precisamente modelos de igualdad de género”, declara a swissinfo.ch.

El debate político en Suiza ha cristalizado en torno a la cuestión de la equidad de una reforma que solo afecta a la mitad de la población. Para el experto en previsión para la jubilación, la introducción de una edad diferenciada en sí misma es el resultado de un sistema “muy patriarcal”.

“La  introducción de una edad diferenciada en sí misma es el resultado de un sistema muy patriarcal”.End of insertion

Cuando en 1948 se introdujo el AHV/AVS, la edad de jubilación para ambos sexos era la misma: 65 años. No fue hasta las revisiones de 1957 y 1962 –es decir, antes de la introducción del sufragio femenino en 1971– cuando los políticos decidieron rebajar la edad de jubilación de las mujeres a los 63 años, y después a los 62”, afirma Jérôme Cosandey.  

El argumento que entonces esgrimió el Consejo Federal se basaba en el postulado de que las mujeres estaban en “desventaja fisiológica pese a su mayor esperanza de vida”.

Con la última revisión del AHV/AVS, en 1997, se decidió elevar gradualmente la edad de jubilación de las mujeres suizas de 62 a 64 años, a cambio de otras mejoras para ellas, explica el responsable de la investigación.

Las mujeres en la jubilación cobran menos

El rechazo proviene sobre todo de los círculos feministas, los sindicatos y el ala izquierda del espectro político. El Partido Socialista, por ejemplo, considera que la reforma es “a costa de las mujeresEnlace externo”.

Presentación de una petición contra el aumendo de la edad de jubilación
 El 15 de marzo, sindicatos y movimientos de mujeres presentaron en la Cancillería Federal de Berna una petición contra el aumento de la edad de jubilación. Más de 300 000 personas, en su mayoría por Internet, han firmado la petición. Keystone / Peter Schneider

“Este proyecto se nos presenta como un paso hacia la igualdad, pero la igualdad hay que conseguirla, sobre todo, en la vida laboral. Aunque aún estamos muy lejos de ello”, dice a swissinfo.ch Michela BovolentaEnlace externo, secretaria central del sindicato de servicios públicos (SSP) y activista feminista. Para esta acérrima opositoraEnlace externo al aumento de la edad de jubilación, “una medida así, por el contrario, profundizaría todavía más en las desigualdades entre las mujeres y los hombres”.

“Las desigualdades acumuladas durante la vida laboral se traducen en pensiones bastante más bajas para las mujeres que para los hombres”End of insertion

Estas disparidades en la vida afectan sobre todo a la capacidad de las mujeres de cotizar a la previsión profesional (segundo pilar) y a la previsión privada (tercer pilar). Pero, de hecho, ahora las mujeres están muy sobrerrepresentadas entre los ancianos pobres. En la OCDEEnlace externo sus pensiones son un 25% más bajas que las de los hombres, y en Suiza, casi un tercio más bajas. Una diferencia que “corre el peligro de seguir siendo alta” en el futuro, pero “la mejora de la situación de las mujeres en el mercado laboral contribuirá a reducirla”, señala la institución.   Contenido externohttps://datawrapper.dwcdn.net/7LKJz/1/

Un proyecto rechazado ya dos veces

El Consejo FederalEnlace externo, aunque se declara “sensible a la cuestión de desigualdades salariales”, considera que “deben combatirse previamente, allí donde se producen”, independientemente de la cuestión de la edad de jubilación de las mujeres.

El Gobierno camina sobre un terreno minado, pues ya ha fracasado dos veces con planes de aumentar la edad de jubilación. Un primer intento patinó en el Parlamento en 2011, y un segundo (“Previsión para la vejez 2020”) se rechazó en referéndum en 2017. Los sondeos muestran que las mujeres se oponen firmemente al texto.  

Los debates parlamentarios que comenzaron el 15 de marzo definirán las medidas de compensación y transición que acompañarán al proyecto de reforma. Para Jérôme Cosandey se trata de un ejercicio de realpolitik [política basada en criterios pragmáticos]. “Habrá que ganarse a las personas afectadas directamente” porque, con el sistema de democracia directa, el pueblo tiene la última palabra.

Fuente: swissinfo.ch