Medidas contra el COVID-19 vulneraron la democracia en el mundo |

Más de la mitad de los países del mundo (61 por ciento) violaron los estándares democráticos al implementar medidas para frenar el COVID-19, según indica un reciente informe de IDEA Internacional. Estas medidas –en la perspectiva de la democracia y los derechos humanos– son desproporcionados, ilegales, indefinidos o innecesarios en relación con la amenaza para la salud. Las acciones contra el coronavirus incluyen, en la mayoría de los casos, restringir temporalmente las libertades civiles básicas, como la libertad de reunión y circulación, e incluso posponer las elecciones. La libertad de expresión, la integridad de los medios de comunicación y la seguridad personal, son otros aspectos vulnerados durante la pandemia en el 2020. “Los acontecimientos preocupantes han sido más comunes en países que ya eran no democráticos antes de la pandemia (90 %) y menos comunes, aunque todavía bastante generalizados, en las democracias (43 %)”, señala el organismo. El coronavirus incide sobre aspectos de la democracia. Argentina y El Salvador, por ejemplo, corren el riesgo de ver un deterioro significativo en su calidad democrática como resultado de su desarrollo democrático durante la pandemia. En Bielorrusia, Kirguistán y Tailandia, donde la autocratización se ha profundizado, la pandemia puede haber sido el punto de inflexión para que la población desencadene protestas masivas en busca de una reforma democrática. El COVID-19 también aparentemente profundizó los procesos de retroceso democrático y ha puesto de manifiesto la debilidad y fragilidad democráticas de las democracias nuevas o en transición (Malasia, Malí, Myanmar, Sri Lanka).

Medidas contra el COVID-19 vulneraron la democracia en el mundo | Servindi – Servicios de Comunicación Intercultural