AÑO 2004: PROYECTO DE LEY PARA LA CREACION DEL PARQUE REGIONAL ALTO DELTA. Senador Carlos Alberto Reutemann

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

Este proyecto de ley que fuera presentado en los años 2004 y 2006 respectivamente, teniendo dictamen favorable de la Comisión de Asuntos Administrativos y Municipales en el año 2004, registrado bajo Orden del Día Nro. 911 no fue tratado en el Recinto del H. Senado de la Nación por el fuerte lobby ejercido por autoridades del Gobierno de la provincia de Entre Ríos y, en particular, de la Municipalidad de Victoria.

Recientemente, el señor Intendente de la Municipalidad de Rosario, Ing. Miguel Lifschitz, defendió el proyecto en función de que es preciso preservar el medio ambiente del río y de las islas del Paraná.

Asimismo, indicó que … actualmente hay una importante superposición de jurisdicciones porque en la zona del delta intervienen los dos municipios (de Paraná y de Rosario), las provincias de Santa Fe y de Entre Ríos, la Prefectura Naval y la Dirección de Vías Navegables. Todo esto genera muchos vacíos y por la falta de controles ya hay indicios de depredación tanto en la flora como en la fauna de zona… * y que *… a partir de la aprobación de esta ley habrá una autoridad única, a la que se arribará con el acuerdo de todas las partes, que podrá tener el control de ese sector para su mejor explotación….

Es de público conocimiento la crítica situación que hoy se vive en los humedales del Delta del Paraná y del Paraná Medio como consecuencia de los incendios producidos por la quema de pasturas, con el objetivo de mejorar las condiciones de pastoreo para el ganado bovino.

Esta situación ha cobrado varias vidas humanas como consecuencia de la baja visibilidad en las rutas cercanas al cauce del Río Paraná, pero también se están produciendo daños considerables sobre el ecosistema de la región, sobre su flora y su fauna, afectando a unas setecientas especies vegetales, mas de quinientas especies de vertebrados y casi trescientas especies de aves que representan casi la tercera parte de la avifauna de Argentina.

Debe destacarse, sin embargo, que los incendios en las islas del Paraná no son un tema novedoso, sino que es una historia que se repite desde hace al menos cuatro años, en coincidencia con el fuerte desarrollo de la actividad ganadera en las mismas.

La expansión de la actividad ganadera hacia las islas del Paraná Medio y Delta del Paraná se origina en la expulsión de esta actividad desde otras regiones como consecuencia de la extensión de las plantaciones de soja, generando una presión hacia la búsqueda de nuevas tierras.

Esta expansión, por otro lado, se ve favorecida por la polémica Ley de Arrendamientos de la provincia de Entre Ríos ( Nº 9.603 /04 ) , que permite el arrendamiento de tierras fiscales para el desarrollo de actividades turísticas, apícolas y ganaderas. Las intenciones que seguramente inspiraron a los legisladores de dicha provincia al aprobar esta norma, no tuvieron el efecto deseado, ya que las consecuencias ambientales están hoy a la vista, incluso en contraposición a la declaración de áreas naturales protegidas que Entre Ríos sancionó a través de la ley provincial Nº 9.485 / 03. En el mismo año el municipio de Victoria, por ordenanza Nº 2185/03, declara área natural protegida a, aproximadamente, unas 400.000 hectáreas de los humedales ubicados en su ejido, regulación que no sólo no cumplió con su cometido sino que, además -desde el momento de ejecución-, agravó, de manera catastrófica, los resultados pretendidos.

Paralelamente a los aspectos productivos mencionados, en la zona de islas del río Paraná ubicadas en el territorio de la provincia de Entre Ríos frente a las costas santafesinas, entre las localidades de San Lorenzo y Arroyo Seco se ha generado, en forma espontánea, una zona de esparcimiento, miniturismo y ecoturismo que involucra en feriados, fines de semana y época estival, a gran cantidad de personas, en su gran mayoría provenientes de la zona del Gran Rosario.

En el territorio de las islas, la competencia es de la provincia de Entre Ríos, correspondiendo al terreno de la ciudad de Victoria; en el curso de agua, cuyo poder de policía es ejercido por la Prefectura Naval Argentina, la jurisdicción es nacional; mientras que, sobre los muelles, tiene competencia la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias.

En la orilla contraria, de donde proviene el periódico flujo de población, la jurisdicción es de la provincia de Santa Fe correspondiendo el conjunto de las poblaciones y ciudades involucradas al denominado Gran Rosario.

Todo esto da por resultado una compleja maraña jurisdiccional que limita el accionar de los poderes públicos, produciéndose vacíos legales o situaciones confusas de competencia, repercutiendo en la calidad de los servicios brindados a los visitantes.

En las playas, ubicadas frente al Gran Rosario, existen negocios que no cuentan con habilitación ni con control sanitario ni bromatológico.

Los muelles presentan precariedad e inseguridad en sus condiciones materiales. Existen pocas instalaciones sanitarias y la ausencia de dispensarios o unidades fijas de asistencia médica ha intentado ser cubierta mediante un convenio, entre la Prefectura Naval Argentina y la Municipalidad de Rosario, que ambiciona alguna solución aún avanzando sobre territorio que está fuera de la jurisdicción de ambos organismos.

Es menester celebrar un acuerdo entre las partes interesadas: las provincias de Santa Fe y de Entre Ríos y la Nación Argentina, para otorgarse y aceptar, mutuamente, prórrogas de competencia o de jurisdicción, que sean totales o parciales, o delegarse atribuciones, facultades o la realización material de acciones de otra competencia.

En particular, en lo que se relaciona con el componente ambiental, es urgente la concreción participativa de un plan de gestión de los humedales. La cooperación entre las provincias de Entre Ríos y Santa Fe y la colaboración del gobierno nacional resultan fundamentales para avanzar en un esquema sustentable de protección del hábitat a la vez que en el desarrollo armónico de las actividades recreativas o turísticas.

Con ello, se economizarán esfuerzos; se evitará la superposición innecesaria de funciones; se cumplirán los actos de control con menos erogación fiscal y se podrá diseñar un encuadre de misiones, y de tareas, que permita la protección apropiada de la población itinerante y del ecosistema mediante el ejercicio del poder de policía.

Por otra parte, es de competencia del Estado nacional la demarcación de la región y el conocimiento y la aprobación de los tratados provinciales que le den creación.

Tal competencia nacional permite abordar este complejo problema desde una ley de demarcación regional; que autorice al Poder Ejecutivo Nacional a intervenir en el acuerdo que se celebre; señale los propósitos de la legislación dictada; autorice la aceptación u otorgamiento de prórroga total o parcial; dé competencias y, además, que inste a las provincias a celebrar el acuerdo que produzca la creación de la región referida.

El artículo 41º de la Constitución Nacional que dispone todo lo relacionado con el derecho y la protección ambiental no inhibe a que por Ley se señalen el encuadre y las bases de una solución al problema jurisdiccional del Alto Delta cuyo contenido dependerá, esencialmente, de lo que las partes consientan bajo tutela del Estado Nacional, al demarcar áreas naturales protegidas.

Reconociendo que la coexistencia de distintas jurisdicciones puede demorar la toma de decisiones con respecto al status jurídico para esta zona, la gravedad de la situación amerita la realización de un esfuerzo conjunto que esté por encima de las diferencias y las trabas burocráticas en pos del bien común.

Finalmente, el acuerdo celebrado deberá elevarse para su conocimiento y aprobación por parte del Congreso Nacional conforme las previsiones de los artículos 124 y 125 de la Constitución Nacional.

Señor presidente: por lo expuesto, de mis pares solicito la aprobación del presente proyecto de ley.

Carlos A. Reutemann.- Roxana Latorre


PROYECTO DE LEY ESTABLECIENDO LAS NORMAS PARA LA CREACION Y EL FUNCIONAMIENTO DEL PARQUE REGIONAL ALTO DELTA

Artículo 1º.-: La presente ley tiene por objeto establecer el marco normativo para la creación y el funcionamiento del Parque Regional Alto Delta, con el objeto de preservar el medio ambiente, la biodiversidad y el desarrollo sustentable del área.

Art. 2º.-: Demárquese el Parque Regional Alto Delta en la zona de islas comprendidas entre las ciudades de San Lorenzo y Arroyo Seco -del lado santafesino- y su espacio equivalente de la costa entrerriana.

Art. 3º.-: La creación de la región demarcada en el artículo 2º atiende, entre otros, a los siguientes propósitos:

  1. Protección de la fauna, la flora y el medio ambiente;
  2. Sustentabilidad ambiental, económica y social;
  3. Reglamentación y habilitación de muelles;
  4. Control de embarcaciones;
  5. Calidad y frecuencia del transporte;
  6. Concesión, habilitación y control de playas;
  7. Seguridad pública en las islas, playas y cursos de agua;
  8. Reglamentación y control sanitario y bromatológico;
  9. Reglamentación y control de estructuras edilicias;
  10. Reglamentación y control de la navegación y
  11. Prevención de catástrofes.

Art. 4º.-: Invítase a las provincias de Entre Ríos y de Santa Fe a celebrar el convenio que promueva la creación de la región interprovincial demarcada en el artículo 2º.

Art. 5º.-: La zona comprendida dentro del Parque Regional Alto Delta estará regida por el contenido de los acuerdos interprovinciales y, en lo pertinente, con el Estado nacional, que estén consentidos y aprobados por las partes intervinientes.

Art. 6º.-: El Poder Ejecutivo Nacional intervendrá en los acuerdos que celebren ambas provincias pudiendo otorgar o aceptar la prórroga o delegación, total o parcial, de competencias y jurisdicciones o la realización de actos materiales atinentes a la ejecución de las mismas.

Art. 7º.-: Elévense oportunamente al Congreso Nacional los acuerdos consentidos a los fines de su conocimiento y aprobación.

Art. 8º.-: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Carlos A. Reutemann.- Roxana Latorre.-