EXPLICÓ PROYECTOS LA SECRETARIA DE PLANEAMIENTO

EXPLICÓ PROYECTOS LA SECRETARIA DE PLANEAMIENTO

La funcionaria brindó detalles de dos iniciativas remitidas por el Departamento Ejecutivo al Concejo sobre alturas en plantas bajas y balcones.

Las características de ambos proyectos las brindó en el marco de la reunión semanal de la comisión de Planeamiento. La presidió desde una de las salas del Anexo “Alfredo Palacios” la titular de la misma, María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular, a quien acompañó la vicepresidenta, Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura-FSP, y la secretaria de Planeamiento municipal, Agustina González Cid.

En tanto a través del sistema Zoom participaron Agapito Blanco y Renata Ghiloti, de Cambiemos; Fabrizio Fiatti, de Creo, y Verónica Irizar, del bloque Socialista.

Por su parte y muy brevemente dio la bienvenida a la comisión a la funcionaria municipal la presidenta del Concejo, María Eugenia Schmuck, quien destacó que “es muy importante” la presencia de funcionarios del Departamento Ejecutivo, en este caso para explicar los mensajes sobre nuevas alturas propuestas para las plantas bajas y respecto a nuevas medidas para balcones.

También resaltó la presencia la titular de la comisión, Gigliani, quien recordó que hay un proyecto del edil Blanco sobre el tema de las plantas bajas.

De Agustina González Cid

La secretaria de Planeamiento, González Cid, inició su exposición con varias citas en las que resumió las ideas de ciudad que se plantean desde el Ejecutivo. Así aludió a “las ciudades no son el problema son la solución”, expresada por el alcalde de Curitiba, Jaime Lerner y respecto a lo señalado por Carlos Moreno, “la ciudad del cuarto de hora”, en la que todas las actividades deben estar a 15 minutos del lugar de residencia.

Mencionó la necesidad de “desalentar el uso del automóvil y promover el uso de centros barriales” y marcó el objetivo de “reinventar la proximidad, una ciudad que no tiene gran altura pero con diversidad de usos”.

De tal manera precisó que puedan realizarse en las cercanías, “alojarse, trabajar, aprovisionarse, acceder a la salud, aprender y divertirse”.

Ya al enfocar específicamente el proyecto sobre alturas en las plantas bajas destacó la intención de “mejorar la relación del edificio con el espacio público y al respecto sostuvo que “la vereda es el espacio público por excelencia” y contar con “plantas bajas activas con actividades variadas”.

Detalló que se plantea “elevar la altura mínima de la planta baja a 3 metros, sin afectar la altura de los edificios y también a 4 metros para alinearla con la altura permitida para los balcones, para que también se puedan hacer éstos en el primer piso, y al respecto señaló que “el primer piso se perjudica porque no tienen balcón”.

Precisó luego las nuevas alturas a partir de la decisión respecto a las plantas bajas. En tal sentido las AT3 y AT4 “que actualmente tienen 10 metros, más un 5 por ciento de tolerancia proyectual, pasará a un máximo de 11,50 metros, con un 5 por ciento únicamente constructivo”, y será de tal manera planta baja y 3 pisos.

Por su parte, AT2, de 13 a 14,50 metros; AT1, de 19 a 19,50 y también se elevan la totalidad de las alturas actuales.

Sobre el tema balcones, mencionó que se había plantea en reuniones con el Colegio de Arquitectos y tiene por objetivo “potenciar la expansión de las unidades”, a través de “la ampliación de los balcones, que sean más amplios”. Destacó que “se pueden utilizar durante todo el año” y precisó que “la profundidad máxima que actualmente es de 1,20 pasa a 1,50 metros”.

De los ediles

La concejala Ghilotti, tras considerar que fue “muy didáctica” la intervención de la arquitecta González Cid, pidió se remitieran los gráficos que complementaron la exposición de la funcionaria.

A su turno la edila Pellegrini preguntó “si se han realizado estudios de asoleamiento al extender 30 centímetros los balcones se puede afectar”.

En tal sentido la secretaria de Planeamiento dijo que se contempla que debe haber “50 centímetros desde el filo del cordón al filo del balcón”. Igualmente marcó que “en los pasajes puede ser que no pueda haber balcones” y acotó que “en las calles más anchas no hacen diferencia”.

Ante una consulta del asesor de la concejala Marina Magnani, de Unidad Ciudadana, sobre cómo podría afectar esta expansión en verano o invierno, indicó González Cid que ello “fue consultado” a las áreas de Higrotermia y de Ambiente municipal.

Por su parte la asesora del edil Lisandro Zeno, del Partido Demócrata Progresista, preguntó sobre si no se debería tener en cuenta en los lugares donde se están ensanchando las veredas y al respecto consignó la funcionaria municipal que “si la vereda cambia esto se va a ajustar”.

En otro orden la concejala Pellegrini consultó si se proponía “fomentar algún uso” respecto a las plantas bajas.

Mencionó González Cid que en algún momento se pensó en “prohibir algún tipo de uso”, pero que “prefieren orientar o acompañar” y mencionó la posibilidad de, dadas las alturas, un restaurante o un gimnasio.

Más adelante el concejal Blanco consultó acerca de trabajos que se estén haciendo para modificar la normativa urbanística en el corredor avenida Alberdi-bulevar Rondeau, y recordó que en algún momento ello también incluía a bulevar Avellaneda.

Precisó la secretaria de Planeamiento que “estamos revisando el tema deslindes, dado que es algo que no dio resultado” y anticipó la intención de participar en otra reunión similar cuando ello esté avanzado.

En el cierre de su participación la arquitecta González Cid indicó que seguramente “será la primera de muchas reuniones”.

Los ediles analizaron luego algunos expedientes vinculados a pedidos de particulares.