La Secretaría de Control y Convivencia municipal llevó a cabo múltiples intervenciones nocturnas en distintos lugares de la ciudad. Se registró también un caso de narcolemia.

La Secretaría de Control y Convivencia municipal llevó a cabo múltiples intervenciones nocturnas en distintos lugares de la ciudad. Se registró también un caso de narcolemia.
La Secretaría de Control y Convivencia municipal realizó múltiples operativos de prevención y control vehicular nocturnos

a fin de promover condiciones seguras de circulación tanto para conductores como para peatones.
La secretaria Carolina Labayru confirmó que entre el jueves a la tarde y este domingo a la mañana, personal de las áreas de control municipal junto a efectivos de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe, llevaron a cabo intervenciones vehiculares en horario nocturno con especial atención en el control de la documentación y los elementos de seguridad y de las condiciones de conducción.
En este marco, se remitieron 52 vehículos cuyos conductores fueron detectados en infracción. De ese total, 32 mantenían niveles de alcohol en sangre incompatibles con la conducción responsable. El máximo medido fue de 2.06 gramos.
Cabe mencionar que entre los traslados al corralón hay una unidad que era manejada por una persona a la que los agentes procedieron a efectuarle el control de narcolemia. Dio positivo de cocaína.
En tanto, el resto de las remisiones obedecen a incumplimientos en lo referente a documentación y dispositivos de seguridad vial.
“La prevención y el control van de la mano. Como Estado municipal hemos decidido que sean grandes pilares de esta gestión. Estamos convencidos de que ambos son esenciales para generar un ámbito público seguro y democrático”, sostuvo Labayru.