Conferencia de Yalta 

 

La Conferencia de Yalta dio comienzo el 4 de febrero de 1945 y se prolongó hasta el día 11 del mismo mes. Reunió a los tres principales líderes de los Aliados: el presidente americano Franklin D. Roosevelt, el primer ministro británico Winston Churchill y el líder soviético Iósif Stalin en Yalta (Crimea) con el objetivo de planificar la derrota definitiva y la ocupación de la Alemania nazi al final de la Segunda Guerra Mundial. 

Se decidió que Alemania se dividiría en cuatro zonas que pasarían a ocupar Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la URSS. Los Aliados se limitarían a proporcionar una subsistencia mínima a los alemanes, acabarían con su industria armamentística y juzgarían a los principales criminales de guerra ente un tribunal internacional en lo que fueron los Juicios de Nuremberg. 

 

El gran reto de la Conferencia de Yalta fue decidir cómo tratar con los países derrotados o liberados de la Europa del Este. Los acuerdos que, en un principio fueron aceptados por Stalin, exigían que las personas que ocuparan el gobierno provisional fueran representativas de toda la población y que se celebraran elecciones cuanto antes para elegir a los gobernantes.

 

En la Conferencia se estableció además un protocolo secreto según el cual la URRSS entraría en la guerra contra Japón en “dos o tres meses” tras la rendición de Alemania. A cambio recibiría las islas Kuriles, recuperaría el territorio perdido en la guerra ruso-japonesa de 1904-1905 así como el statu quo en la Mongolia Exterior pro soviética. Stalin firmó un pacto de alianza con China. 

 

Finalmente el soviético no cumplió lo prometido en la Conferencia y no se celebraron elecciones libres en Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía y Bulgaria. Lo que ocurrió, en cambio, fue que en estos territorios se establecieron gobiernos comunistas suprimiéndose todos los partidos que no compartieran esa ideología. Poco podían hacer las democracias occidentales para que Stalin cumpliera su palabra, pues la fuerza militar de la Europa Oriental tras la guerra era soviética.

 

En 1947 daba comienzo la Guerra Fría, una serie de enfrentamientos entre Estados Unidos y la Unión Soviética que habrían de prolongarse hasta 1991.