Cardenal Woelki: «Mi gran preocupación se ha materializado. Es un parlamento de la iglesia protestante»

Entrevista al cardenal Woelki:

Sr. Cardenal, ¿cuál es su evaluación después de la primera Asamblea sinodal?

Hubo una intensa discusión y controversia, pero en general todos mis temores se han materializado. Mi gran preocupación de que la naturaleza de la constitución y el desarrollo de este evento implementaran efectivamente un parlamento de la iglesia protestante, ha demostrado estar justificada. Se ha demostrado que los fundamentos eclesiológicos de la Iglesia ya no son relevantes. Básicamente, se ha constatado que se da una comprensión de la Iglesia que es la de los protestantes. Esto hace que sea difícil ver en qué consiste la Iglesia Católica.

La Asamblea sinodal dio la impresión de que la Iglesia debería ser politizada y protestantizada. ¿Qué aconseja a los fieles normales que hagan en sus parroquias? ¿Cómo deberían lidiar con eso?

De hecho es una gran dificultad. Dependerá de nosotros los obispos. Será importante que cumplamos con nuestra responsabilidad, con lo que se nos ha ordenado hacer. Será una cuestión de fortalecer lo apostólico que nos ha sido confiado y de dar testimonio de la fe y la enseñanza de la Iglesia.

Solo porque muchos hoy tienen dificultades con la fe de la Iglesia o no la entienden, no podemos decir que la fe y la enseñanza sean incorrectas o que ya no sean relevantes para una sociedad moderna y democrática. No puede ser eso.

Por el contrario: tenemos que redescubrir los tesoros de la fe y traducirlos a nuestro tiempo. Es una gran responsabilidad para nosotros. Me gustaría enfrentar esta responsabilidad.

El obispo Gerber informó sobre la experiencia en los grupos, según la cual la teología y la tradición son de importancia secundaria para muchos de los que participan aquí. Como obispo, ¿qué puede hacer para crear una conciencia adecuada sobre la importancia de la teología y la tradición?

Esto es, por supuesto, una gran dificultad. La dificultad es que muchos simplemente ya no saben qué es la Iglesia. Que también es «desde arriba». La Iglesia también es una sociedad humana, pero tiene una dimensión divina. Ambas dimensiones interactúan. La iglesia se funda jerárquicamente. No existe la idea, que a menudo se propaga aquí, que hace que todo sea igual. Como obispo, tengo un orden diferente, una autoridad diferente, que me coloca en la tradición de los apóstoles y me asigna a la Iglesia en su conjunto para ser responsable del liderazgo y la santificación de la Iglesia. A este respecto, no podemos pensar en la Iglesia simplemente con categorías modernas, democráticas y republicanas. La iglesia es de hecho «sui generis» y vive de condiciones que no podemos crear nosotros mismos, porque nos son dadas y entregadas por Cristo.

También hubo mucha discusión al margen de las reuniones individuales de la Asamblea sinodal. ¿Se lleva consigo impresiones positivas y constructivas?

Realmente me conmovió la cantidad de jóvenes quecreen en la fe de la Iglesia y cómo viven en ella. Me conmovió la cantidad de personas que dijeron que para ellos la celebración de la Eucaristía es muy importante en su rutina diaria. Echaron mucho de menos el hecho de que el sábado por la mañana no hubo celebración de la Eucaristía, sino que solo se ofreció un Servicio de la Palabra aunque había muchos sacerdotes y obispos.

Muchos sienten amor por la Iglesia y por la fe. No quiero negarle eso a nadie, incluso si personalmente no puedo compartir mucho de lo que se ha dicho aquí.

Rechazan sus críticas a ka vez que le dan la razón

Responsables de la Asamblea Sinodal rechazaron las críticas del cardenal Woelki, pero de tal forma que reafirmaron su tesis de que lo que ocurre es algo muy parecido a lo que sucede en cualquier sínodo protestante.

«No se ignoraron discursos o enmiendas», enfatizó la vicepresidenta del Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK), Karin Kortmann, en la conferencia de prensa final. También expresó el deseo de que el cardenal retire sus acusaciones. Todas las solicitudes fueron discutidas cuidadosamente y sometidas a votación, según Kortmann, incluidas aquellas en la que Woelki era uno de los solicitantes.

a través de Cardenal Woelki: «Mi gran preocupación se ha materializado. Es un parlamento de la iglesia protestante»