Sarnaglia: “Al acabarse el cogobierno con las organizaciones delictivas, era previsible que reaccionen para no perder territorio”

La provincia de Santa Fe tuvo un inicio de año muy complicado a nivel delictivo: con 12 homicidios en Rosario y 6 en la capital provincial en apenas 10 días de enero, se configura como el comienzo de año más violento, superando incluso al nefasto 2014. En ese marco, Aire de Santa Fe dialogó con Víctor Sarnaglia, el elegido por Omar Perotti para comandar la Policía de Santa Fe.

Consultado por la situación que se vive en materia de seguridad, Sarnaglia apuntó contra el gobierno provincial que concluyó su mandato el 10 de diciembre de 2019. “Estamos dentro de lo que era previsible que ocurriese. Era parte del diagnóstico: al acabarse una especie de cogobierno con las organizaciones criminales, era sabido que esas organizaciones iban a luchar por no perder el poder que tenían en estas vinculaciones que tenían con algunos policías. Viven de eso, mueven muchísimo dinero y no quieren perder su territorio”.

“Más allá de la disputa que existe entre las organizaciones criminales, hoy en la calle está en lucha un poder legítimo, que es el del Estado, contra un poder ilegítimo, ilegal y mafioso que no quiere dejar de ganar y de comprar a los funcionarios públicos”, disparó.

Sobre la decisión de la cúpula policial de modificar las autoridades de la Unidad Regional II Rosario –que habían asumido hace pocos días–, Sarnaglia confirmó que el director general de Policía Claudio Romano fue desplazado de su puesto y reemplazado por quien hasta ahora era el subjefe, subdirector de Policía Danilo Villán. “Desde la Jefatura de la Policía de la provincia ponemos a disposición las cuatro direcciones generales que tenemos para apoyar esa gestión y para mejorar la operatividad del departamento Rosario, que es muy conflictivo y necesita de nuestra ayuda”, indicó el entrevistado.

Santa Fe y el narcotráfico

El jefe de Policía explicó que “la provincia de Santa Fe es el nudo gordiano de todas las rutas internacionales del Mercosur” y que eso se relaciona directamente con la presencia que tiene el narcotráfico en el territorio. “Ya en el año 1996 di la primera charla diciendo que esto era previsible. Inocentemente, alguien pensó en los años ’90 que el narcotráfico sólo iba a pasar por nuestro territorio y no se iba a quedar. Pero las organizaciones criminales, que son grandes empresas multinacionales, se aprovechan de la geopolítica y de la permeabilidad”, señaló.

“Santa Fe tiene la ruta panamericana (N. de R.: la Ruta Nacional 34) que viene de Bolivia y pasa por Rosario; la Hidrovía en la que le hemos otorgado aguas abiertas a países como Bolivia y Paraguay y no podemos controlar las cargas que sacan sus barcos por nuestros ríos hacia Europa; y la ruta bioceánica que une Chile con Brasil. Indefectiblemente las organizaciones criminales pasan por Rosario y dejan su impronta“, analizó.

En opinión de Sarnaglia, “las organizaciones criminales están instaladas: hay que ver cuánto tiempo dura en las calles esta lucha entre el Estado y los delincuentes. Lamentablemente, mientras se desarrolla afecta la vida de los buenos ciudadanos“, reconoció.

Además, el entrevistado apeló también a la responsabilidad de la comunidad en la problemática: “Si hay narcotráfico hay adictos, hay una población que consume. Es un problema de salud pública que afecta a la seguridad pública. Nos quejamos del robo de celulares, pero si no habría un mercado de celulares robados, nadie robaría celulares. Por esto, se necesita también un replanteo de la comunidad, además de un trabajo desde la seguridad pública”, reflexionó.

La situación de la Policía

En diálogo con el periodista Bruno Ballesteros, Sarnaglia dijo que al asumir su gestión encontró “una policía que necesita más capacitación” y desarrolló su apreciación: “Ellos –los efectivos– saben que no saben. Necesitamos mejorar la confianza de la población en la fuerza, pero tenemos un problema de base: el propio policía no cree en la institución, porque no tiene un salario adecuado ni un entrenamiento adecuado”, advirtió.

En cuanto al aspecto salarial, el entrevistado sostuvo que el salario de la Policía de Santa Fe “es uno de los más bajos de la República Argentina” y afirmó que la Provincia de Buenos Aires les paga “el doble” a sus efectivos, y la Ciudad de Buenos Aires, “el triple”.

“Siempre pongo el ejemplo de una mamá policía soltera que va a hacer adicionales para mejorar su salario porque no le alcanza: su hora de adicional vale 126 pesos y la hora de la niñera que contrata para que le cuide los chicos vale 142 pesos. Si contrato una niñera y le tengo que pagar más de lo que gano por hora, no voy”, agregó.

Además, Sarnaglia opinó que la falta de retribución económica adecuada impacta también en la posibilidad de capacitación de los uniformados: “Un policía que trabaja 12 por 24, de sus 24 horas de franco destina cuatro a horas extra y ocho a horas de adicional para mejorar su sueldo porque no le alcanza. ¿Voy a pretender que en las 12 horas que le quedan, donde tiene que descansar y estar con su familia, también use tiempo para capacitarse?”, inquirió.

Faltan policías

En la entrevista, el jefe de la Policía hizo hincapié también en la falta de efectivos en la fuerza: “Como dice el ministro Saín, no tenemos una sábana corta, tenemos una servilleta. Hace 30 años se incorporaron mil policías, que este año se retiran, y van a entrar sólo 485. El año que viene va a ocurrir exactamente lo mismo, y en lugar de tener 500 menos vamos a tener 1500 menos. Es matemática pura. Lo que me pregunto es por qué nadie lo pensó hace tres años. Esto se podría haber previsto”, insistió.

Al respecto, anticipó que el ministro de Seguridad está trabajando “en un proyecto para cambiar el ingreso” a la fuerza policial, que va a implicar “menor capacitación en la escuela y más pasantía, porque en la escuela todos somos perfectos pero después cuando está en servicio, el personal tiene muchos problemas”, advirtió.

El interior de la provincia, en problemas

Sarnaglia consideró que “hace años que no se destinan policías a las ciudades de mediano tamaño de la provincia, como son Rafaela, Reconquista y Venado Tuerto, porque todo se estaba volcando a Santa Fe y Rosario. Pero la gente de Rafaela, de Reconquista, de Las Parejas o de Gato Colorado no puede esperar a que se resuelvan los problemas de Rosario y Santa Fe para recibir una seguridad adecuada“, reclamó.

Frente a esta situación, dijo que la gestión que integra tiene “un plan integral para toda la provincia, con un diagnóstico claro” y valoró su conocimiento cabal del territorio “de Gato Colorado a Rufino y de Frontera a Santa Rosa de Calchines”.

Para el jefe policial “lo que pasó en Rosario está a punto de pasar en otras ciudades, y estamos tratando de prevenirlo. Las bandas de Rosario no son nuevas: Los Monos ya eran un problema de seguridad en la cancha de Newell’s en el año ’95, cuando manejaban 700 entradas de favor. Hoy manejan millones de dólares. El problema de Los Monos no es nuevo, una organización criminal no nace de la noche a la mañana, no es que pasa un avión y tira paracaidistas delincuentes. Los delincuentes salen de cada comunidad”, opinó.

“Por la forma en que crecieron las organizaciones criminales, se tendría que haber previsto y diseñado una policía y una política de seguridad pública de acuerdo a ese diagnóstico”, cuestionó.

A pesar del preocupante panorama, Sarnaglia buscó llevar un poco de tranquilidad a la comunidad y aclaró que “hay forma de revertir esta situación”. “La primera medida es la integración de mesas de trabajo institucionales conjuntas con las municipalidades. El próximo martes a las 15 tenemos una reunión en Rosario con el gobernador, el ministro Sain y los intendentes de las cinco ciudades más grandes de la provincia. Es necesario integrar los pocos recursos que tienen el Estado provincial y los Estados municipales y eso debe ser una iniciativa institucional. Tenemos que dejar de tener teléfono descompuesto y dejar de manejarnos informalmente”, advirtió.

El mensaje a los policías que integran la fuerza

Hacia el final de la entrevista, el jefe policial esgrimió una serie de consideraciones dirigidas a los efectivos que integran la fuerza. “La ley está para cumplirse, tenemos que actuar. No podemos mirar para otro lado: eso ha sido claro para todos los jefes, el que mire para otro lado se va. Los policías estamos para cuidar a los vecinos, si no los cuidamos no somos policías, de la misma forma en que un médico si no cura no es médico y un maestro si no enseña no es maestro”, opinó.

Además, insistió en que “corrupción no es solo guardarse dinero ilegal en el bolsillo: también es no hacer lo que uno debe, porque tenemos un contrato social. Quiero decirles a los policías que hagan su trabajo”, concluyó.

a través de Sarnaglia: Al acabarse el cogobierno con las organizaciones delictivas, era previsible que reaccionen para no perder territorio | inseguridad, Santa Fe, Policía de Santa Fe