El Papa recibe de Evo el crucifijo comunista elaborado por un jesuita guerrillero que fue ejecutado por el ejército boliviano