El Vaticano autoriza la exhumación de Franco, que salvó a la Iglesia española de ser aniquilada

El Vaticano mantiene su postura sobre la exhumación de Franco y precisa que no tiene «nada más que añadir» ante el fallo del Tribunal Supremo (TS), que ha avalado por unanimidad la decisión de Gobierno de Pedro Sánchez de sacar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos y su posterior inhumación en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio, que había sido recurrida por la familia.

Los Franco se oponían y reclamaban que, en todo caso, la reinhumación se produjese en la Catedral de la Almudena, donde compraron una cripta. El recurso ha sido rechazado en su totalidad.

«La Santa Sede se ha manifestado ya en su momento sobre el caso Franco. No hay nada más que agregar», han señalado a Europa Press fuentes de la Santa Sede. El Vaticano se ha pronunciado en varias ocasiones en relación a la exhumación de Franco, y concretamente a través de una carta que el Secretario de Estado, Cardenal  Pietro Parolin, envió el pasado mes de febrero a la vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo. En definitiva, la Santa Sede defiende que la decisión «concierne a la familia, al Gobierno español y a la Iglesia local». Asimismo, señalaba que la exhumación es «competencia del Estado español y está sometido al Derecho y a la Justicia española».

Decisión histórica: el Supremo aprueba la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

Posteriormente, en julio de este mismo año, el Vaticano también se refirió a la declaraciones del ya exnuncio en EspañaRenzo Fratini, que aseguró en una entrevista con Europa Press que con su medida el Gobierno había conseguido «resucitar a Franco». La Santa Sede aseguró que estas declaraciones se realizaban «a título personal».

El entonces director «ad interim» de la Oficina de Prensa, Alessandro Gisotti, reiteró que la posición de la Santa Sede sobre el tema de la exhumación de Franco «es clara» y «ha sido ya expresada oficialmente». Recientemente, se ha conocido que el próximo nuncio en España será el hasta ahora observador del Vaticano ante la ONU, el filipino Bernardito Azúa, aunque su nombramiento oficial aún está pendiente por parte de la Santa Sede.

Traición histórica de la Iglesia: el Arzobispado firma la exhumación y entregará a Franco

No llegó a pronunciarse sobre La Almudena

Aunque el Vaticano ha mantenido reiteradamente que la exhumación de Franco es una cuestión que compete a Gobierno y familia, no ha llegado a pronunciarse sobre una posible inhumación en la Catedral de La Almudena.

De hecho, en octubre de 2018, tras la reunión mantenida entre la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, la Santa Sede precisó en un comunicado que no se opone a la exhumación de Francisco Franco«si así lo han decidido las autoridades competentes».

Pero también aclaró que en ningún momento se había pronunciado sobre el lugar de la inhumación, ante la posibilidad de que fuera enterrado en la catedral de La Almudena. En el comunicado del Gobierno españolCalvo afirmaba que había manifestado «su preocupación por la posible sepultura en la catedral de la Almudena y su deseo de explorar otras alternativas, también a través del diálogo con la familia» y que al cardenal secretario de Estado «le pareció oportuna esta solución».

El Vaticano desmiente al Gobierno: no ha prohibido que Franco sea enterrado en La Almudena

Abadía del Valle de los Caídos

Por su parte, fuentes de la Abadía del Valle de los Caídos, al frente de la cual está el prior Santiago Cantera, han señalado a Europa Press que hasta que no estudien el fallo no podrán valorarlo. En su recurso, la comunidad benedictina considera que no hay razones objetivas para llevar a cabo la exhumación de Franco.

Los monjes benedictinos del Valle de los Caídos son los gestores de la basílica y gozan de autonomía, de forma que sobre el prior solo tienen autoridad el abad de la Abadía de Solesmes, Philippe Dupont, y el Papa.

a través de El Vaticano autoriza la exhumación de Franco, que salvó a la Iglesia española de ser aniquilada