Mendoza tienta a inversores para explotar su parte de Vaca Muerta –

Los desarrollos al norte del río Colorado avanzan potenciados por las inversiones en petróleo. El gobierno provincial busca anticiparse con infraestructura y cambios en las regalías.

De los cerca de 36.000 kilómetros cuadrados que abarca Vaca Muerta, 8.700 kilómetros corresponden a Mendoza y desde el gobierno de la provincia del sol y el vino se busca aprovechar el buen momento que atraviesa el segmento del petróleo para atraer a inversores.

“Estamos mucho más atrasados que Neuquén, que lleva años trabajando en Vaca Muerta y tienen un conocimiento de la condición geológica y hacen un desarrollo más acelerado. En Mendoza partimos de una situación más atrasada pero nuestro principal objetivo es atraer a inversores y acompañarlos desde el Estado con la infraestructura”, aseguró el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú.

El objetivo detrás del plan del gobierno de Alfredo Cornejo es “evitar el caso Añelo”, en referencia a la saturación de todos los servicios básicos que la pequeña localidad presenta en función del desarrollo explosivo que tuvo la industria del shale en los últimos años.

La oportunidad que ve Guiñazú es clara: “Neuquén es más generosa en lo que es gas que Mendoza, pero por las limitaciones que hoy tiene el gas, las inversiones se están volcando al petróleo y ahí es donde nosotros tenemos ventaja”.

Incluimos un nuevo criterio de regalías progresivas que pueden subir o pueden bajar en función del precio del petróleo”.

Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía de Mendoza.

Para sacar el máximo provecho de esa oportunidad desde Mendoza se apuesta fuerte al desarrollo de infraestructura para facilitar el desembarco de las petroleras. Uno de los avances es el desarrollo de un nuevo parque industrial en la zona de Pata Mora, con 3.500 hectáreas de superficie y todos los servicios, que se espera comenzar a montar antes de fin de año.

Pero si de tentar a los inversores se trata, el gobierno mendocino jugó fuerte y modificó los alcances de las regalías para incorporar el criterio de regalías progresivas.

En números

15

son los pozos que está realizando Phoenix en Puesto Rojas para explorar el potencial de Vaca Muerta.

80

millones de dólares es la inversión que la firma inyectará en la fase piloto del desarrollo no convencional.

“Anteriormente Mendoza hizo malos contratos porque se incorporó en las licitaciones la posibilidad de que las empresas ofrezcan regalías extra y ofrecieron regalías irracionales, por arriba del 20 ó 23% en áreas que terminaron sin producción”, indicó Guiñazú y agregó que “en algunos casos fueron maniobras de desarrollos de negocios más vinculados a la especulación inmobiliaria que al petróleo”.

Guiñazú explicó que “en algunos casos bajamos las regalías por esta situación y en otros para potenciar las inversiones, porque sabemos que son más caras que en el convencional”.

A diferencia de Neuquén, las áreas con mejor potencial en Mendoza se encuentran con concesiones convencionales activas.

 

Pero detalló que “incluimos un criterio de regalías progresivas que pueden subir o bajar en función del precio del petróleo porque cuando el petróleo baja lo que vamos a estar haciendo es acompañar al empleo con una baja en las regalías”.

Hasta la fecha Mendoza podía modificar a la baja hasta un 5% las regalías por medio de decretos, pero no tenían herramientas para, en caso de una disparada del precio del barril, poder incrementarlas. “Lo que hicimos es dejar explicitados en los contratos tanto la baja como la suba de las regalías”, remarcó Guiñazú.

La mayor actividad en la zona de Puesto Rojas es notable.

En el caso de que el crudo se comercialice a menos de 40 dólares por barril las regalías deberán disminuir, en tanto que a la inversa, cuando el barril supere la línea de los 65 dólares las regalías se incrementarán. Una posibilidad que Neuquén también incorporó en las concesiones no convencionales pero con el punto de quiebre en los 80 dólares.

La Vaca mendocina

Los primeros pasos en la formación no convencional ya están siendo transitados. La operadora Phoenix Global Resources (PGR) obtuvo la primera concesión de explotación no convencional en el extremo norte de Vaca Muerta, en el área Puesto Rojas a través de su subsidiaria El Trébol.

“Se trata de un piloto por 80 millones de dólares para realizar 15 pozos y conocer la formación”, indicó Guiñazú y agregó que “esperamos que los primeros pozos horizontales estén para fines de este año o principios del año que viene”.

En números

65 dólares

es el precio a partir del cual se fijó que las operadoras deberán incrementar el porcentual de regalías.

23%

era el valor que abonaban por regalías algunos contratos convencionales.

A diferencia de Neuquén, la mayor parte de la zona con potencial en Vaca Muerta dentro del territorio mendocino se encuentra con concesiones convencionales vigentes por lo que los incentivos son claves para cambiar a los no convencionales.

Pero además YPF solicitó una autorización ambiental para avanzar en el estudio de otra área. “Es Paso Bardas Norte, un área que está más cercana al norte de Neuquén, pegada al río Colorado y al área neuquina Bajo del Toro, en donde tienen la expectativa de desarrollar ese potencial”, detalló Guiñazú y remarcó que “estamos con mucho trabajo, tratando de resolver el tema de la infraestructura pero no nos podemos quejar, es bueno que el problema sea que hay más actividad”.

El tren a Vaca Muerta podría reactivarse con la carga de la minera Vale

El proyecto del Tren Norpatagónico, más conocido como el Tren a Vaca Muerta, podría encontrar en Mendoza la clave para sortear la falta de cargas necesarias para que finalmente se realice.

“El proyecto del ferrocarril es muy interesante para Mendoza por el desarrollo de Potasio Río Colorado – de Vale- porque mejoraría mucho la rentabilidad de ese desarrollo”, aseguró Emilio Guiñazú, el subsecretario de Energía y Minería del gobierno de Mendoza.

Estamos viendo de asumir un compromiso de carga entre la Provincia y Vale para asegurar el proyecto del tren”.

Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía de Mendoza.

Ante la insuficiente cantidad de toneladas de cargas comprometidas por las petroleras para garantizar la puesta en marcha del tren, desde Mendoza ya analizan una alianza estratégica para que las máquinas puedan ponerse a rodar.

“Estamos viendo de asumir un compromiso de carga entre la Provincia y Vale para asegurar el proyecto del tren”, señaló Guiñazú y detalló que “hoy el precio del potasio está bajo y no hace rentable el desarrollo pero es necesario estar preparados para cuando aparezca esa ventana de precios en el potasio y el tren lo permitiría”.

En números

700.000 toneladas

fue lo que faltó en la reserva de carga realizada por Nación para completar el cupo buscado, que era de 4 millones de toneladas.

El plan vinculado con la minera contempla que el tren a Vaca Muerta incluya una suerte de ramal B, que parta desde el este del río Neuquén, en la zona de Contraalmirante Cordero, hacia el desarrollo de Vale , lo cual permitiría garantizar a su vez que la formación retorne al puerto con carga.

Guiñazú explicó que el objetivo del gobierno es resolver el compromiso de carga antes de fin de año. “Es una obra de infraestructura que tiene que hacerse, el Estado tiene que tomar el liderazgo y no esperar a las empresas porque si vamos a apostar a Vaca Muerta como se dice, el Estado es el que tiene que dar un paso al frente”, remarcó.

La oportunidad de desarrollar Llancanelo

La mayor producción de shale oil genera un desafío para las refinerías del país que están preparadas para procesar crudos más densos como es el Medanito. En ese escenario es donde el petróleo pesado de Llancanelo encuentra una gran oportunidad.

“En Llancanelo el recurso es gigantesco, hay que trabajar en ver qué parte de ese recurso se puede convertir en reserva”, aseguró Emilio Guiñazú, el subsecretario de Energía de Mendoza.

La necesidad de sumar crudos pesados para las refinerías del país le da un segundo aire al área de Llancanelo.

El abordaje del área está en marcha a través de un plan lanzado por YPF. “El programa piloto es de 102 millones de dólares pero el plan completo comprende 500 millones de dólares”, destacó Guiñazú.

Junto a la búsqueda de ese petróleo pesado en Mendoza YPF lleva adelante una serie de trabajos en la refinería de Luján de Cuyo que forman parte de un plan integral que YPF encara en el segmento del dowstream.

“Ya llevan invertidos 200 millones de dólares para disminuir el contenido de azufre de los combustibles y algunas obras para poder procesar más crudo de Vaca Muerta”, señaló el funcionario.

Fuente: Río Negro.

a través de Mendoza tienta a inversores para explotar su parte de Vaca Muerta – RunRún energético