EN LA ALBORADA DE CUMPLIR LOS 204 AÑOS DE LA PRIMERA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DE LAS PROVINCIAS DE SANTA FE, CORDOBA, ENTRE RIOS, CORRIENTES, MISIONES Y LA BANDA ORIENTAL. 

EN LA ALBORADA DE CUMPLIR LOS 204 AÑOS DE LA PRIMERA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DE LAS PROVINCIAS DE SANTA FE, CORDOBA, ENTRE RIOS, CORRIENTES, MISIONES Y LA BANDA ORIENTAL.
Para los santafesinos, como para los cordobeses, entrerrianos, correntinos, misioneros y orientales (uruguayos) mañana, 29 de junio de 1815, conmemoramos los 204 años de la primera declaración de la emancipación de España y de toda otra potencia extranjera, declarada en el Congreso de Oriente celebrado en la ciudad de Concepción del Uruguay, concretándose un año y diez días antes de la pronunciada en el Congreso de Tucumán.
Este era el primer encuentro del que participaban todas las provincias de la Liga Federal, luego de la frustrada declaración de la independencia por parte de la Asamblea del Año XIII.
Creo, ojalá me equivoque, que en esta oportunidad continuará el llamativo y lamentable silencio de nuestras autoridades, siguiendo con la historiografía oficial que permanentemente ha ocultado este acontecimiento.
Como santafesino, es preocupante y entristece que en nuestra provincia, sus municipios y escuelas, pasen nuevamente inadvertido este histórico acontecimiento, al no recordarlo en la forma que merece. Otra vez más, se maltratará a la historia vernácula.
No significa bajo ningún concepto devaluar al Congreso de Tucumán, éste es un complemento vital del primero. El histórico acontecimiento del 9 de julio de 1816 posibilitó concluir en todo el territorio, hoy argentino, con nuestra definitiva independencia.
Es un craso error pretender generar una antinomia entre estos dos acontecimiento. Es evidente: uno complementó al otro, para ser a la postre nuestra completa independencia de la corona española.
El accionar despótico e “ilustrado” de quienes se beneficiaban con la renta que les generaba el puerto de Buenos Aires, aplastan a las provincias y al resto de las naciones que originariamente formaban parte del proyecto. El puerto de Montevideo era una competencia muy peligrosa para sus lucrativos negocios. Esa intolerancia facilita la fragmentación territorial del ex Virreinato del Río de la Plata.
Esos mezquinos intereses no posibilitaron que siguiéramos el ejemplo del norte americano. En vez de constituir “Estados Unidos”, terminamos por el contrario siendo “Estados Desunidos”. La patria grande, las “Provincias Unidas del Sur”, que soñaron San Martín, Güemes, Monteagudo, Artigas, Dorrego, Candioti, entre otros, se fragmenta. De esta lamentable desintegración, resultan Uruguay, Paraguay, Bolivia y Argentina.
El Congreso de Oriente con el transcurso del tiempo, y con análisis más desapasionados, no merecerá que se lo continúe ocultado. Es necesario el reconocimiento de este acontecimiento, para rendir el justo tributo que les corresponde a todos aquellos que de una forma u otra participaron de tan magno acontecimiento.

Esteban Mario De Lorenzi
(Extracto del libro de mi autoría “EL PRIMER BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE SANTA FE. UN TEMA OSCURECIDO POR LA HISTORIA OFICIAL”. Editorial del Castillo. Rosario 2018)