Arzobispo de EE.UU. denuncia el culto a la Santa Muerte

Un arzobispo de Nuevo México (EE.UU.) está renovando su llamamiento a los católicos para que dejen de adorar a la figura conocida como la Santa Muerte o, como a veces la llaman, “Nuestra Señora de la Santa Muerte”, asegurando que algunos creen erróneamente que la figura de Grim Reaper (personificación de la muerte) es un santo reconocido por la Iglesia Católica. Lo leemos en Associated Press.

El arzobispo de Santa Fe, John Wester, dijo recientemente a esta agencia que cree que algunos católicos pueden ser engañados para que veneren a la Santa Muerte, a pesar de que esa perspectiva en torno a la muerte va en contra de las enseñanzas de la Iglesia.

“Está realmente mal”, dijo Wester. “Creo que en parte es (porque) la gente está buscando. Es un síntoma de una búsqueda de respuestas”. Pero la devoción a la muerte no está de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia, dijo monseñor Wester, y la Santa Muerte es engañosa para la gente. “Nuestra devoción es hacia el Dios de la vida”, dijo Wester.

Un culto que crece en popularidad
Popular en México y, en ocasiones, vinculada a los cárteles de la droga, la Santa Muerte se ha encontrado en los últimos años un gran número de seguidores en la frontera: inmigrantes dueños de negocios pequeños, artistas, activistas homosexuales y pobres, entre otros, muchos de ellos no latinos y no todos involucrados con la religión organizada.

Los santuarios y las estatuas de la figura del esqueleto, representados típicamente con una túnica negra y una guadaña, se pueden encontrar en Nuevo México, California, Luisiana, Texas y otros lugares.
La gente reza a la Santa Muerte pidiendo todo tipo de ayuda de otro mundo, desde eludir las malas acciones y la venganza hasta conseguir mejores empleos y evitar que los amantes sean infieles. Otros buscan su protección para sus envíos de drogas y para protegerse de la aplicación de la ley.

Otros pronunciamientos episcopales
Monseñor Wester es uno de los pocos obispos católicos de los EE.UU. que han denunciado el culto a la Santa Muerte. En 2017 se unió al obispo de El Paso, Mark Seitz, y al obispo de San Angelo, Michael Sis, en Texas, para instar a los católicos a que eviten honrar al santo popular.

Monseñor Sis dijo que la Santa Muerte es “espiritualmente peligrosa” y no tiene vínculos con el catolicismo. “Se debe evitar por completo. Es una perversión de la devoción a los santos”, dijo el obispo de San Angelo.

Pero hasta el momento, ningún otro jerarca de la Iglesia Católica había criticado públicamente el culto a Santa Muerte en los EE.UU., según el estudioso Andrew Chesnut, autor de una importante monografía sobre este fenómeno. “En América Latina, los representantes de la Iglesia reprenden a Santa Muerte casi semanalmente”, dijo Chesnut.

Chesnut dijo que cree que los jerarcas católicos de los Estados Unidos se han mostrado reacios a atacar agresivamente a la Santa Muerte debido a su preocupación por defender los derechos de los migrantes y por lo que supone retratar a los inmigrantes mexicanos como “peligrosos y todos relacionados con el narcotráfico”.

a través de Arzobispo de EE.UU. denuncia el culto a la Santa Muerte